7 jun. 2010

Fui una borde

Esta vez, sí. Te contesté mal, porque me cargaste. No es tu culpa. Es mi falta de flexibilidad, mi yo limitado. Sirva este post para pedirte disculpas sinceras y para hacer propósito de la emnienda porque tú no te lo mereces.

No hay comentarios: